BP En Español: Lindor Ve La Luz En Nueva York—Primera Parte (www.baseballprospectus.com)

Image credit: David Richard-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Cleveland intercambia al SS

y al LD Carlos Carrasco a los New York Mets por el IF Andrés Giménez, IF Amed Rosario, LD Josh Wolf y J Isaiah Greene.

Entonces pues, aficionados de Cleveland, ¿disfrutaron de Lindor mientras pudieron? Es una apertura sombría, pero no hay forma de pintar esta situación que no se vea tan profunda y duraderamente sombría. Lindor es uno de los mejores jugadores del deporte: desde su despunte en 2016, el parador en corto ha producido 23.5 WARP, y su 117 DRC+ acumulado es superlativo, incluso en una era de profundidad y talento sin precedentes para los paradores en corto. El FRAA dice que su defensa ha menguado en las últimas temporadas, pero aunque el guante es algo a lo que los equipos prestarán atención si progresa hacia la agencia libre, un posible paso atrás en la posición de parador en corto no es un factor a la hora de considerar la adición de uno de los 15 mejores jugadores de la Liga por una sola temporada.

También está el factor Mookie Betts—las posibilidades de que los Mets y su nuevo dueño hicieran una oferta que Cleveland no quería, y atar al muchacho de 27 años por el resto de su carrera. Al igual que con ese intercambio, el destino de la superestrella también asume el contrato de un lanzador con 30-y-pico años, excepto que a diferencia del contrato de David Price, el de Carrasco no es potencialmente gravoso para ninguna gerencia. El decepcionante embolso por Lindor y Carrasco niega incluso el argumento de que Cleveland tuvo que hacer esto para que no se quedaran sin nada si Lindor se fuera a la agencia libre después de la siguiente temporada. En su lugar, comunica otra descarga salarial, beneficiando de nuevo a un equipo dispuesto a gastar.

El nuevo propietario de los Mets, Steve Cohen, ha dejado clara su intención de darle al equipo los recursos financieros para unirse a la élite de la Liga. Mientras que Nueva York probablemente aún se encuentra fuera de los cinco mejores equipos de la Liga en cuanto a talento, tampoco es difícil ver actuaciones destacadas que los lleven a ese nivel. Aunque Rosario es un parador en corto capaz, fuera de un desastroso 2020, no tiene ni el techo ni el piso de Lindor, y después de tres años encajándolo como el parador en corto abridor, los Mets llenan quizás su mayor agujero tan perfectamente como uno podría esperar. Cada uno de los mejores equipos de las Grandes Ligas tiene a un jugador proporcionalmente sobresaliente en las paradas cortas, y aunque esto podría hablar más de la abundancia de talentosos paradores en corto que de una correlación entre los paradores en corto estelares y el éxito, el intercambio señala que los Mets se convierten en un equipo completo de una manera que nunca lo hicieron en la era de Wilpon.

Más allá de jugadores superlativos como Lindor y deGrom, los Mets tienen ahora un segundo nivel profundo de jugadores sólidos que podrían (o ya han) demostrado ser capaces de mucho más. Carrasco, por ejemplo, tuvo a lo largo de 2017 y 2018 un DRA- de 62 en 392 entradas. Después de un 2019 mayormente perdido durante su batalla contra la leucemia, el lanzador de 33 años se recuperó de manera importante en la temporada acortada, su 1.3 de WARP indica un sólido número dos o un excelente número tres de inicio. Gran parte de ese valor provino de su regreso a la condición de caballo de batalla, sus 68 entradas—22º en la Liga e impulsando un DRA (4.04, 83 DRA-) que fue 117º en la Liga (mínimo 20 entradas). Un resurgimiento de un lanzador de su edad es poco probable, pero Carrasco apenas ha perdido velocidad desde su pico y a pesar de las preocupaciones obvias de durabilidad, su regreso a la fiabilidad tiene que contar para algo. Se podría argumentar que se avecinan rejuvenecimientos de jugadores cuya última temporada fue mucho más nefasta, como Pete Alonso o Dellin Betances. Dada la rotación encabezada por el mejor lanzador de las Grandes Ligas en Jacob DeGrom y una ofensiva calificada como la quinta mejor de las Grandes Ligas por DRC+ la temporada pasada, es obvio que ahora hay dos contendientes por la Serie Mundial en Nueva York. Esto es lo que los equipos que están dispuestos a gastar dinero pueden hacer: posicionarse con todas las ventajas para dejar a los equipos que no gastarán dinero en el polvo.

Ya no están los dos jugadores más queridos de Cleveland, los jugadores de su plantilla cuya periodo será recordado durante más tiempo que cualquier otro. Quienes llegan no son… nada despreciables, pero sí son menos capital, ciertamente, que el que los Rays acaban de enviar por Blake Snell. Recordemos que si Lindor se hubiera ido en agencia libre después de esta temporada, Cleveland seguramente le habría hecho una oferta cualificada, y finalmente les habría dado una selección en la Ronda A de Competitividad en 2022. En 2020, el valor promedio de las posiciones para los reclutas de esta ronda fue de $2.2 millones de dólares, mientras que el valor promedio de las posiciones para las selecciones de segunda ronda fue de $1.5 millones de dólares. Una comparación relevante, dado que Cleveland obtuvo las selecciones de segunda ronda de Nueva York de los dos drafts más recientes. Está ese dicho sobre los pájaros en mano (¡¿por qué tantos de nuestros dichos están relacionados con la violencia contra los animales?!), pero incluso si uno descuenta el valor de una eventual elección de compensación a aproximadamente la de Wolf o Greene, hace que el retorno se vea aún más terrible para Cleveland.

Como en el caso del intercambio de Snell, se intercambiaron tres prospectos (incluimos a Giménez aunque no se clasifique técnicamente) y un jugador más establecido por tres años de control, aunque en este intercambio la actual plantilla de los Mets ve una superior mejora inmediata. Lindor, como ya sabes, será agente libre después de la temporada 2021, su salario final de arbitraje debe ser aumentado considerablemente (probablemente entre $17.5 y $21.5 millones de dólares, según las estimaciones de MLBTradeRumors). A Carrasco se le deben $27 millones por las dos próximas temporadas, incluyendo los $3 millones que cuesta declinar una opción para el 2023 por $14 millones de dólares. Significado: si tomas la parte alta del salario de Lindor la próxima temporada, seis jugadores individuales en 2020 hicieron más que los dos jugadores a los que Cleveland acaba de renunciar. Si tomas la parte baja, el número se duplica a 12 jugadores, y Lindor y Carrasco recibirán lo que Yoenis Céspedes tendría (si no fuera por la reducción de salario, incluso antes de que optara por no jugar la temporada 2020).

Todo eso para decir, simplemente, que la idea de que esta era la única opción de Cleveland es risible. La MLB y sus dueños continúan prevaricando sobre el calendario de juego, el número de juegos y las reglas para el 2021, aparentemente porque están esperando claridad sobre cómo los programas de vacunación mitigarán la actual pandemia de COVID-19. No es una elección indefendible, o no lo sería, si la Liga hubiera devaluado tan claramente la salud pública durante la temporada 2020. Tal y como están las cosas, es difícil no percibir a los propietarios tratando de tener su pastel y comérselo también—esperar el mayor tiempo posible, retrasar o enervar la temporada 2021 hasta que los aficionados puedan entrar a las gradas y traer dinero con ellos, mientras que simultáneamente se recortan las nóminas, el personal y las ligas menores para recortar costes sin importar lo que nos depare el futuro próximo. Sería lamentable si no fuese tan predecible.

Cleveland, en consecuencia, parece que va a dar un gran paso hacia atrás en 2021, terminando potencialmente con el mejor tramo sostenido de la franquicia durante este siglo. Cada año desde 2013, el equipo ha terminado por encima de .500, con paso de 90 triunfos en cada una de las últimas cinco temporadas. Ahora, el equipo parece estar destinado a la mitad del grupo, especialmente con los Twins siendo contendientes y los White Sox en ascenso. Todo esto de mezclar estrellas y segundones a la ofensiva no funciona cuando envías a tu estrella más grande a Queens. Incluso sin su ancla de siempre, la rotación de Cleveland—Shane Bieber, Zach Plesac, Aaron Civale, Cal Quantril y Triston McKenzie o Logan Allen, dependiendo de si el primero puede saltarse Triple A por completo—podría impresionar. El cuerpo técnico de los lanzadores se ha convertido en legendario por su capacidad para impulsar las carreras, y tanto en Civale como en Plesac hay potencial para ser llevados a cabo. En cierto sentido, esto es lo que hace Cleveland, remontándose a los días de Cliff Lee y CC Sabathia: construir lanzadores, intercambiarlos cuando se vuelven caros y trabajar en la siguiente camada. La consistencia con la que el equipo se ha identificado y ha ayudado a elevar a los abridores es notable, y un testamento de cuánto puede valer un equipo de entrenamiento. Sin embargo, es difícil imaginar una lista de profundidad que compita con los White Sox o los Twins, y mucho menos con gigantes como los Dodgers, los Yankees y los Padres.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now



Source link