BP En Español: Análisis De Transacción—Hendricks El Australiano Aterriza Con Los Patipálidos (www.baseballprospectus.com)

Image credit: Robert Hanashiro-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Chicago White Sox firman al LD

por tres años y $54 millones de dólares.

Tras más de dos meses del período de agencia libre más lento de los últimos tiempos, Hendriks se convierte en el primer jugador del invierno en firmar un contrato que garantiza al menos $50 millones de dólares. Si pensabas a principios de la temporada de invierno que el relevista australiano de 31 años iba a llevarse los honores, bien por ti: si lo considerabas antes de la temporada 2019, voy a empezar a saquear tus posesiones buscando tu libro de resultados deportivos para predecir el futuro.

No es que a Hendriks le haya faltado talento, incluso antes de su despunte en 2019, en 2017 ya había obtenido una temporada con más de 1 WARP, típicamente alrededor del umbral de una excelente temporada de relevo. Pero en las últimas temporadas todo se ha amalgamado para hacer de Hendriks uno de los lanzadores más difíciles de batir de las Grandes Ligas. Después de una temporada 2019 en la que ponchó al 37.3% de los bateadores que enfrentó y caminó a sólo el 6.3%, en la breve temporada de 2020 Hendriks movió ambos números en la dirección correcta, rompiendo una tasa de ponches del 40% y reduciendo su tasa de caminatas a sólo el 3.3%. Sólo Devin Williams (44%) y Jake McGee (38%) superaron el 37% de K-BB de Hendriks. En 110 entradas y ⅓ de trabajo durante las dos últimas temporadas—registró la asombrosa cifra de 85 entradas en 2019—Hendriks, el jugador australiano mejor pagado en la historia de la MLB, así como el relevista que ha obtenido el mayor AAV, ha permitido sólo seis cuadrangulares. En resumen, en la medida en que es posible ser un relevista sin fallas, Hendriks ha sido eso en las últimas temporadas.

Hay pocas razones para creer que no puede seguir siendo el mismo lanzador en la parte trasera del bullpen de Chicago. En su despunte de 2019, Hendriks desató la mejor velocidad de bola rápida de su carrera, hasta casi 97 millas por hora en la bola rápida de cuatro costuras que usa alrededor del 70% de los lanzamientos, y mantuvo ese nivel en la temporada de 2020. Treinta y uno es una edad preocupante para un relevista, especialmente para uno que ha lanzado tanto como Hendriks, pero es bueno haber sido básicamente el mismo lanzador en sus dos campañas más recientes, lo que da menos razones para esperar que el ritmo esté más allá del mantenimiento. Por ERA (1.78 vs 1.80), DRA- (60 vs 56), y WHIP (0.67 vs 0.96), fue igual o incluso mejor en 2020 que la temporada anterior. Mezclando una bola rápida (70.6% de uso), un slider (21.1%) y una curva (7.8%), el diestro tiene pocos problemas de repetibilidad o de comando. En resumen, a pesar de que la edad para un relevista top es mayor de lo habitual, es difícil no ver que Chicago firmó a un relevista con el menor riesgo posible en este tipo de situaciones.

Por supuesto, poco riesgo no es ningún riesgo, y Chicago ciertamente tuvo en mente la debacle del anterior dueño del récord de AAV para relevistas, Wade Davis, al negociar este contrato. El contrato de tres años y $52 millones de dólares de Davis con Colorado fue desastroso desde el principio, ya que duró media temporada en el rol de cerrador y finalmente fue liberado antes del final de la temporada pasada. Los relevistas tienen muy poco que proteger del colapso, pero en el caso de los Hendriks, los White Sox al menos buscaron una nueva estructura de contrato. Aunque se le garantizan $54 millones, ganará $39 millones durante los tres primeros años del contrato, y los últimos $15 millones se asegurarán en forma de una opción del club o de una compra por la misma cantidad (aunque se pagará a lo largo de varios años en lugar de en el transcurso de la temporada de 2024). Para un equipo con mucha flexibilidad fiscal de Balance Competitivo (en 2020 les faltaron casi $30 millones para alcanzar el umbral de $208 millones, y actualmente les faltan $48 millones para alcanzar el umbral de 2021), es probable que la estructura del contrato tenga más que ver con el riesgo de deflación. Si Hendriks no es el lanzador que es ahora a los 35 años, todavía podría haber suficientes razones para mantenerlo si simplemente ha retrocedido a la media. Si no es viable en la plantilla de Grandes Ligas, los aplazamientos ayudarán a la gerencia a reinvertir parte del dinero aplazado. En cuanto a Hendriks, le permite agarrar un marcador de contrato para presumir de derechos y avanzar en los precedentes sobre los que parecen girar muchos contratos de Grandes Ligas. Dada la escasez de grandes contrataciones vistas hasta ahora, es justo apostar que veremos más creatividad en los contratos en los próximos meses.

Los Washington Nationals firman al JI Kyle Schwarber por un año y $10 millones de dólares.

No es muy sorprendente ver a Schwarber irse a su siguiente equipo después de no haber recibido contrato en Chicago, pero es extraño ver la tinta secarse en su contrato antes de que lo haga en el reglamento de la MLB para 2021. Aunque no es malísimo en el jardín, Schwarber siempre ha vivido al límite con su defensa, y el colchón de actuar como bateador designado podría haber atraído en la situación correcta. Sin embargo, con sólo 27 años, es el momento óptimo para que la otrora cuarta selección del draft reconstruya su valor después de haber conseguido un DRC+ (96) por debajo de la media en su última temporada con Chicago. En las dos temporadas anteriores, el ex receptor acumuló 4.6 WARP en 1120 apariciones al plato—puede que no sea lo que un equipo espera de un prospecto que una vez fue tan valorado como Schwarber, pero esa versión del jardinero ciertamente no habría visto la puerta de salida en Chicago. Entre Schwarber y Josh Bell, los Nationals apuestan fuerte por volver a estar en forma en 2021. No es que ninguno de los dos jugadores tenga malas posibilidades de volver a su nivel anterior, pero en cierto punto un equipo toma suficientes apuestas que puedes asumir que es seguro poner tu dinero en la casa.

Los Houston Astros firman al LD Ryne Stanek por un año y $1.1 millones de dólares.

Los relevistas parecen estar entre los más aislados de los efectos difíciles de prever de la temporada de 2020, ya que es muy difícil creer en una sola temporada de uno de ellos. Stanek, que lanzó sólo 10 entradas en la temporada regular y permitió ocho carreras limpias en ese tiempo, sería fácil de descontar (y aparentemente lo fue, dado su despido por los Marlins). Los Astros, sin embargo, están evidentemente más preocupados por los resultados positivos de Stanek en las dos temporadas anteriores, aunque el DRA de 101 de 2019 representó un significativo paso atrás con respecto al DRA de 75 de la temporada anterior (y el lanzador de 29 años vio su ERA saltar una carrera completa), seguía siendo un relevista promedio en la Liga incluso en la peor campaña, y aunque no vieron lo suficiente para inscribirlo para 2021, los Marlins recurrieron a Stanek para dos entradas sin anotaciones en la Serie Divisional de la Liga Nacional. Habiendo visto su bola rápida caer dos millas por hora desde que alcanzó su pico de 98.6 mph en 2018, los Astros tienen un proyecto de rehabilitación en sus manos, pero hay pocos lugares mejores en las Grandes Ligas para ello.

Los Texas Rangers firman al LD Kohei Arihara por dos años y $6.2 millones de dólares.

En sus seis temporadas con el Nippon Ham, que (junto con otros tres equipos) lo seleccionó en la primera ronda del Draft de 2014 de la Liga Nipona, Arihara fue un fijo en la rotación de los Fighters, superando las 100 entradas en cada temporada y clasificándose para el título de ERA en cuatro. Su producción se ha asemejado a la de un abridor de primera línea en algunos años y a la de uno de segunda línea (según los estándares del NPB) en otros. El lanzador de 28 años se asienta en la parte baja de las 90 millas por hora con su bola rápida y cuenta con tres lanzamientos secundarios—un slider, un cambio y una bola de dedos separados—para complementarla, junto con una bola curva lenta ocasional. Muestra más comando y control en todos sus lanzamientos, como se evidencia en su 5.6% de caminatas durante toda su carrera. Aunque es injusto esperar que replique los números del antiguo as de los Fighters Yu Darvish y que le lleve a Texas un anillo, y mucho menos siete, puedes contar con Arihara Grande para acumular entradas, si su durabilidad se mantiene.—Kazuto Yamakazi

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now



Source link